Niña con Sandia. José Ma. de Servín. México, Ca. 1960.
CLAVE: A0277


El trabajo de José María de Servín (1917 – 1983) estuvo impregnado de un espíritu “inquieto”, experimentando entre el cubismo, el expresionismo, la abstracción y el decorativismo. Su temática, también variada, va desde las naturalezas muertas, pasando por el retrato, la imaginería religiosa y hasta las fantasías oníricas, siempre con un espíritu mexicanista, expresado de manera colorida, alegre y brillante. Su obra muralística es importante, ya que fue comisionado para decorar amplios espacios en edificios públicos y residencias particulares, tanto en México como en los Estados Unidos, particularmente en Guadalajara, al lado de José Clemente Orozco.

Quizás sus más famosos y reconocidos trabajos son sus retratos de niños con grandes y almendrados ojos, de morenas pieles y ataviados con vestimentas tipicamente mexicanas, siempre llevando consigo algún elemento que nos remite a la cultura de México; estos retratos generalemente estaban pintados sobre costal rústico, utilizando alegres colores y con un estilo único, basado en trazos simples que rayan en lo geométrico.

Medidas: 83 cm x 66 cm x 2.5 cm